Cómo defenderse de un hechizo con agua y perejil

perejilRECETA PRÁCTICA

SE REQUIERE:

  • Tres puñados de sal conjurada.
  • Agua mineral.
  • Un ramo de perejil fresco.

PROCEDIMIENTO:

No importa de día que decida empezar.

  • Cada mañana, vierta en un cazo un litro y medio de agua mine­ral embotellada.
  • Añada tres puñados de sal conjurada.
  • Coloque el cazo dentro de la bañera.
  • Coja la rama de perejil y colóquela en la bañera, al lado del cazo.
  • Coja la rama de perejil con la mano derecha. Introdúzcala dentro del agua salada y lávese usted con esta «esponja», como mejor le ape­tezca.
  1. Lave la mitad izquierda de su cuerpo, empezando por la cabeza, continúe después con el hombro izquierdo, después con el brazo, la mitad izquierda del tronco, el sexo, la pierna y el pie izquierdo.
  2. B) Sacuda la rama de perejil, introdúzcala dentro del agua salada para lavar de igual manera el lado derecho de su cuerpo.

Utilice casi toda el agua. No vacile en pasarla una y otra vez por su (uerpo, pero siempre empezando por el lado izquierdo (mitad del agua) y ter­minando con el derecho (con el agua restante).

  1. Cuando haya terminado, no se seque. Deje que el agua y la sal se sequen en su cuerpo; después, enjuáguese con agua tibia.
  2. En seguida, cuando haya terminado, introduzca la rama de perejil dentro de una vieja olla y añada cuatro cucharadas soperas de alcohol de 90° (o más, si es necesario).
  3. Ponga el alcohol al fuego. El perejil arderá, claro está.
  4. Arroje las cenizas a un río o al inodoro.

Utilice este método durante siete días por lo menos.

Si puede utilizar este poderoso método a diario, jamás será usted hechizado.

Atención:

Lave siempre cuidadosamente el perejil antes de usarlo como «es­ponja».

Nuestro consejo especial para mujeres:

Haga este ritual durante los siete días que siguen al final de sus menstruaciones. (Es precisamente en estos días cuando más expuesta está usted a los maleficios.)