Lista de aspirantes carlistas a la corona española

carlistasCarlos (V) María Isidro de Borbón y Borbón (1788-1855) Infante de España.

Educado como un príncipe católico, asumió los ideales contrarrevolucionarios desde muy joven, siendo considerado el heredero de su hermano Fernando VII, con quien siempre estuvo estrechamente unido hasta el conflicto dinástico provocado por el nacimiento de la futura Isabel II en1830.

Defensor de sus derechos dinásticos y de los de sus hijos, fue exiliado discretamente a Portugal y Gran Bretaña con su familia. Se trasladó clandestinamente a España en 1834, liderando a sus defensores tradicionalistas y católicos durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840). Exiliado y vigilado en Francia, firmó su abdicación en su hijo mayor en 1845, aconsejado por algunos líderes legitimistas y el papa Gregorio XVI, retirándose al Piamonte y, más tarde, a Trieste, donde falleció.

María Francisca de Asís de Braganza y Borbón (1800-1834) Infanta de Portugal y España, contrajo matrimonio con el infante don Carlos María Isidro en1816.

Junto a su hermana, la princesa de Beira, y su esposo formaron un partido cortesano contrarrevolucionario y enemigo de cualquier transacción con el liberalismo durante el reinado de Fernando VII. Falleció en el exilio en Gran Bretaña donde fue enterrada con honores de reina.

María Teresa de Braganza y Borbón (1793-1874) Infanta de Portugal y España, hija primogénita de los reyes Juan VI de Braganza y de Carlota Joaquina de Borbón, fue más conocida con el título de princesa de Beira.

Contrajo primeras nupcias con el infante don Pedro Carlos en 1810, de cuya unión nació su único vástago, el infante don Sebastián Gabriel, futuro general carlista. En 1821 se trasladó a España, donde pronto se conocieron sus ideas contrarrevolucionarias y tradicionalistas.

Acompañó en el exilio a su hermana y sobrinos, contrayendo nuevo matrimonio con su cuñado don Carlos María Isidro en

1838. De carácter decidido y tenaz, se opuso a cualquier claudicación política en los años de exilio, animando a la lucha y la resistencia a los carlistas.

Tras la muerte de Carlos VI y las declaraciones liberales de Juan III, firmó su famosa Carta a los españoles, donde declaró la legitimidad de ejercicio por encima de la de origen, invalidando la candidatura de su hijastro y presentando a su nieto Carlos VII como candidato al trono español.

Carlos (VI) de Borbón y Braganza (1818-1861) Conde de Montemolín.

En 1845 publicó un manifiesto conciliador con el programa mínimo del carlismo, con la intención de hacer realidad un posible enlace con su prima Isabel II. La boda de la reina de España con Francisco de Asís de Borbón frustró ese proyecto y fue una de las causas del estallido de la llamada por algunos Segunda Guerra Carlista (1846-1849) o Guerra dels Matiners.

A pesar de sus intentos por pasar la frontera, nunca pudo unirse a sus fuerzas que fueron derrotadas finalmente, lo que provocó una crisis que le llevaría a renunciar brevemente a sus derechos. En 1860, tras el frustrado levantamiento militar de San Carlos de la Rápita, Carlos Luis fue capturado por las fuerzas isabelinas y obligado a renunciar a sus derechos.

Murió al año siguiente sin sucesión directa.

María Carolina de Borbón y Borbón (1820-1861) Princesa de las Dos Sicilias, contrajo matrimonio con el conde de Montemolín en el Palacio Real de Caserta, en Nápoles, en 1850. De carácter dócil, apoyó las aspiraciones políticas de su marido, asistiendo al final de sus días a la caída de la dinastía de los Borbones de los tronos de las Dos Sicilias y Parma, como consecuencia del proceso de unidad italiano.

Juan (III) de Borbón y Braganza (1822-1887) Conde de Montizón. Las diferencias entre su esposa, tradicionalista católica, y su pensamiento, cada vez más liberal, motivaron una discreta separación.

Lingüista, deportista, incansable viajero, fue conocido en su tiempo por su amplia cultura. En 1860 declaró abiertamente sus deseos de ser reconocido como rey de España, aceptando el régimen constitucional. La princesa de Beira y otros destacados jefes carlistas le solicitaron que aceptara los principios tradicionales o que abdicara en su hijo mayor. Don Juan se negó a ello, reconociendo públicamente a Isabel II tres años más tarde. Tras una serie de frustradas iniciativas políticas, abdicó en su hijo en 1868, luchando bajo sus banderas en la última Guerra Carlista.

María Beatriz de Austria-Este (1824-1906) Archiduquesa de Austria, hija de Francisco IV, duque soberano de Módena, Reggio y Mirandola, contrajo matrimonio en 1847 con el infante don Juan de Borbón. Su catolicismo tradicional y sus opiniones contrarrevolucionarias marcaron su vida, centrada en la educación de sus hijos y en actividades benéficas. Escritora incansable de literatura religiosa, se retiró al convento de monjas carmelitas de Graz (Austria).

Fernando de Borbón y Braganza (1824-1861) Infante de España, vivió la mayor parte de su vida en el exilio en diversos países europeos.

Fiel a su padre y a su hermano Carlos VI, participó en el intento de San Carlos de la Rápita.

Las muertes de don Fernando, el 1 de enero de 1861 y, doce días más tarde, de su hermano Carlos Luis y su cuñada, provocaron rumores sobre un posible triple envenenamiento, pese al anuncio oficial de fallecimiento por tifus.

Carlos (VII) María de los Dolores de Borbón y Austria-Este (1848-1909) Duque de Madrid, fue uno de los monarcas más populares de los carlistas.

Con la publicación de su primer manifiesto, en 1869, comenzó una nueva oportunidad para las armas legitimistas.

Tras una frustrada intentona de alzamiento, intentó confiar el movimiento al general Dentro de la ideología legitimista, la Corona fue una de las instituciones más importantes de su sistema político, y sus titulares lideraron el movimiento en los siglos XIX y XX.

Margarita de Borbón-Parma (1847-1893) Hija de Fernando Carlos III, duque de Parma, y de la princesa Luisa de Francia.

Contrajo matrimonio con Carlos VII en 1867, organizando labores de asistencia médica y beneficencia en el campo carlista durante la guerra de 1872-1876, por lo que fue reconocida como “el ángel bueno”. Sufrió con coraje continuas infidelidades matrimoniales de su esposo, lo que aumentó su popularidad entre las masas carlistas.

Berta de Rohan-Guémenée (1860-1945) Contrajo matrimonio con Carlos VII en 1894, residiendo en el palacio Loredán de Venecia.

Numerosos carlistas criticaron su influencia sobre el pretendiente, acusándola de provocar el alejamiento físico del príncipe don Jaime y su soltería, al negarse a favorecer su matrimonio con una princesa de sangre real.

Alfonso Carlos (I) de Borbón y Austria-Este (1849-1936) Duque de San Jaime, fue oficial zuavo del ejército pontificio.

Casado, desde 1871, con la infanta María de las Nieves de Braganza (1852-1941), asumió la dirección de las fuerzas legitimistas en el frente de Cataluña y el Maestrazgo durante la última Guerra Carlista.

A la muerte de su sobrino don Jaime, fue reconocido como monarca por los carlistas, aceptando la participación de las unidades de requetés en el alzamiento del 18 de julio de 1936. Murió sin sucesión en septiembre de ese mismo año, atropellado por un camión en Viena.

Jaime (III) de Borbón y Borbón (1870-1931) Educado rígidamente en diversas academias militares de Austria y Rusia, fue oficial del ejército zarista, participando en las guerras de China (1900) y ruso-japonesa (1903-1904). Cuando sucedió a su padre, halló el movimiento carlista dividido y demasiado débil para intentar una nueva insurrección, por lo que apoyó su participación electoral y parlamentaria en España. Durante la I Guerra Mundial (1914-1918) , el carlismo se escindió en dos bandos: el jaimista, partidario de la neutralidad, y el germanófilo, acaudillado por Vázquez de Mella. El 6 de marzo de 1925, don Jaime dio a conocer un manifiesto crítico con la dictadura de Primo de Rivera, lo cual fragmentó aún más la débil unidad de los carlistas.

Antes de fallecer soltero y sin sucesión directa, firmó un prudente manifiesto ante la proclamación de la Segunda República, aconsejando a sus fieles que ayudaran, sobre todo, al mantenimiento del orden público.

Blanca de Borbón (1868-1949) Primogénita de Carlos VII, contrajo matrimonio en 1889 con Leopoldo Salvador de Habsburgo (1863-1931), archiduque de Austria-Toscana, con el que tuvo diez hijos. A la extinción masculina de la dinastía carlista en 1936, tras la muerte de su tío don Alfonso Carlos I, en ella recaerían –según sus partidarios– los derechos de la rama en litigio.

Carlos (VIII) de Habsburgo y Borbón (1909-1953) Archiduque de Austria, hijo menor de la infanta doña Blanca, fue reconocido como heredero de los derechos dinásticos de la rama legitimista por aquellos carlistas que no aceptaron la regencia ni la candidatura de los Borbón- Parma. Contrajo matrimonio con Cristina Satzger de Bálványos en 1938, con la que tuvo dos hijas, Alejandra e Inmaculada.

Javier (I) de Borbón-Parma y Braganza (1889-1977) Duque de Parma, casado en 1927 con Magdalena de Borbón- Bousset (1898-1984), asumió la regencia al fallecer don Alfonso Carlos I en 1936, adoptando un difícil equilibrio a favor de la oposición moderada y a la expectativa del régimen franquista. Tras la II Guerra Mundial, don Javier intentó evitar la desunión entre las diversas familias carlistas, asumiendo la titularidad de los derechos dinásticos en 1957.

El 20 de abril de 1975 anunció oficialmente su abdicación a favor de su hijo Carlos Hugo, pese a sus diferencias ideológicas.

Carlos Hugo (I) de Borbón-Parma (1930) Duque de Parma, estudió Ciencias Económicas en la Universidad de Oxford y Ciencias Políticas en la Sorbona y fue presentado como príncipe de Asturias por su padre en Montejurra, el 5 de mayo de 1957. Tras la proclamación de don Juan Carlos de Borbón como sucesor a título de rey por Franco, finalizó su etapa de colaboración con el régimen franquista, situándose, junto a la mayor parte de su familia, en la oposición política, asumiendo postulados propios del socialismo autogestionario.

El movimiento carlista se dividió nuevamente y Carlos Hugo asumió la dirección de un nuevo Partido Carlista que se incorporó a la Junta Democrática de España (15 de septiembre de 1974) junto al Partido Comunista y otras agrupaciones de izquierda, y a la Plataforma de Convergencia Democrática (20 de abril de 1975). Tras las elecciones de 1979, el descalabro electoral de su partido le llevó a renunciar a su jefatura y dirección política. Tras separarse de su esposa, se trasladó a Estados Unidos, impartiendo clases en la Universidad de Harvard. En 2002 cedió el archivo histórico de los Borbón- Parma al Ministerio de Cultura.

Irene de Orange-Nassau (1939) Princesa de Lippe-Biesterfeld, hija de la reina Juliana de los Países Bajos y del príncipe Bernardo. Tras su matrimonio en 1964, en Roma, con Carlos Hugo, tuvo cuatro hijos: Carlos Javier (1970), los infantes gemelos Margarita y Jaime (1972) y María Carolina (1974). Tras su divorcio en 1981, ha vivido totalmente alejada de la vida política y oficial de la Corte holandesa.

Sixto Enrique de Borbón Parma (1940) Enfrentado a la línea ideológica de su hermano Carlos Hugo –el socialismo autogestionario–, se le ha relacionado continuamente con grupos de extrema derecha.

Algunos carlistas trataron de presentarlo en los años sesenta como pretendiente frente a su hermano.

ANTONIO MANUEL MORAL RONCAL