Razones que subyacen en los miedos apocalípticos a la superpoblación

41VcxQxHKSL._SX425_Lista de posibles razones que hacen que algunas personas teman el crecimiento de la población:

1) Un humanitarismo ingenuo que quiere salvar al mundo: mucha gente que dedica tiempo y dinero a frenar el crecimiento demográfi co lo hace impulsada por un espíritu humanitario y actúa de buena voluntad.

2) El miedo a los impuestos: los pudientes se preocupan del incremento del número de gente pobre porque eso podría tocar sus bolsillos. Cuando los pobres además son de otra raza, entonces resulta muy difícil separar este motivo del racismo.

3) El supuesto interés político y económico de las naciones: Garret Hardin pensaba que la Tierra era un pequeño bote salvavidas y que cada vida que se salva en un país pobre disminuye la calidad de vida de las generaciones futuras.

4) El miedo a las ideologías antioccidentales: la creencia de que el comunismo (y más recientemente varios movimientos políticos antioccidentales) se impondría en los países pobres hace que algunas personas en los países ricos quieran reducir su crecimiento.

5) La creencia en la superioridad de los procesos «naturales»: algunas personas piensan que el uso de los recursos naturales por parte de los seres humanos es una perturbación del orden ecológico natural que sólo traerá como consecuencia una destrucción inesperada del planeta.

6) Los antagonismos religiosos: algunos grupos religiosos temen que otros con mayores altas tasas de natalidad puedan hacerse más infl uyentes y poderosos.

7) El racismo: Simon piensa que hay multitud de evidencias que demuestran que el racismo ha sido un motivo clave en el desarrollo de las actividades de control demográfi co, tanto en Estados Unidos como en el ámbito internacional. Hay datos que muestran una especial concentración de clínicas de control de la natalidad en los países pobres de raza negra sostenidas con dinero de los países occidentales.

8) La población con mayor nivel educativo se cree que sabe qué es mejor para los que tienen un nivel educativo más bajo: la arrogancia y el orgullo de algunos les lleva incluso a pensar que es correcto obligar a otros a hacer lo que ellos creen que deben hacer.

9) La falta de perspectiva histórica: el tipo de comparaciones que uno hace es decisiva para juzgar si las cosas están mejorando o no. Los apocalípticos sólo se fi jan en el corto plazo, no quieren contrastar los datos históricos. Sólo están interesados en proyectar algunos datos negativos momentáneos e ignoran las tendencias a largo plazo. Lo que realmente mide nuestro progreso es la comparación de nuestro estado actual con el pasado; sin embargo, algunos se empeñan en comparar la situación actual de un grupo con la de otro sin hacer una análisis histórico lo sufi cientemente amplio en el tiempo del progreso conseguido por ambos grupos. Si se dibujaran gráfi cos sobre la evolución de los minerales, los alimentos y la energía que abarcaran un largo periodo, se vería que los momentos de crisis son tan sólo pequeñas oscilaciones y que la tendencia general es muy positiva. Es una constante en la naturaleza humana utilizar el pasado para pronosticar el futuro. Winston Churchill decía que cuanto más lejos sea uno capaz de mirar hacia atrás, más lejos podrá mirar hacia adelante. La ciencia tiene que estar basada en la experiencia. Todas las teorías derivan en última instancia de la experiencia y deben ser contrastadas con ella. La teoría apocalíptica malthusiana ha fracasado siempre que se la ha contrastado con datos.

10) El impulso profético: las voces proféticas de todos los tiempos anuncian el justo castigo a los humanos por sus actividades económicas: el Imperio de la Naturaleza pronto tiene que contraatacar. Desde este punto de vista, lo que construimos hoy día más tarde signifi cará destrucción porque la construcción signifi ca que estamos acabando con los recursos. Estas visiones proféticas son incapaces de entender los procesos de desarrollo del conocimiento como respuesta a la percepción de los problemas que lleva a la creación de nuevos recursos y riqueza que, a su vez, expanden la base de la civilización y la población.

11) El perfeccionamiento de la raza humana (eugenesia): la mejora de la raza humana ha sido en el pasado una de las motivaciones más importantes de los activistas de la población. Los defensores de la eugenesia han tenido mucho éxito durante décadas y han conseguido que se esterilice contra su voluntad a mucha gente pobre (sobre todo población negra). Las creencias eugenésicas sirvieron de base intelectual a las políticas de asesinatos selectivos.