Costes de una instalación de energía solar térmica de baja temperatura

El coste de una instalación, de energía solar térmica de baja o media temperatura, depende de diversos factores, siendo importantes para conseguir una rentabilidad económica lo mas alta posible y una eficiencia del servicio. A continuación se mencionan los principales factores a tener en cuenta:

1. Si se trata de una edificación nueva o no. Es mucho más sencillo y económico la incorporación de los sistemas en un edificio nuevo, que incorporarlos a una edificación ya construida.

2. El tipo de energía que sustituye. Aquí intervienen factores como posibilidades de suministro de cada una de las diferentes fuentes de energía, precio de las energías, precio de los elementos auxiliares de la instalación, etc.

3. El grado de cobertura deseado. La cobertura es el porcentaje del tiempo de utilización, en el que no es necesario la utilización de una energía auxiliar para el calentamiento del agua. A mayor grado de cobertura el número de paneles solares aumenta exponencialmente. Para pequeñas instalaciones, por ejemplo la vivienda de una familia media de cuatro personas, se consigue una cobertura entre el 70 y el 80 % con una superficie de paneles de entre 2 y 4 m2, dependiendo de la región de España, siendo esto lo más recomendable.

4 . La optimización económica. Este aspecto determina, para las instalaciones medianas y grandes, el valor de la superficie que proporciona el máximo ahorro durante la vida útil de la instalación. Esto determinara en este tipo de instalaciones el grado de cobertura más apropiado.

5. El número de usuarios. Por efecto del factor escala, el precio disminuye al aumentar el número de usuarios, que comparten elementos comunes (depósito, tuberías, sistemas de control, etc.).

6. La radiación solar local. El promedio de energía solar que llega a la superficie de la tierra depende de múltiples factores como la latitud, altitud, mes del año, microclima local, etc. Así por ejemplo en Valladolid en el mes de diciembre la media diaria de radiación es de 1,2 Kwh/m2, mientras que en julio es de 6,8 Kwh/m2. Por lo tanto la dimensión de una instalación tiene unos factores, que se ajustan a la época del año en que se va a requerir su mayor rendimiento.

7. Los costes financieros. Estos costes están determinados por múltiples factores: coste de los créditos, valor de la inversión, costes de mantenimiento, precio del combustible auxiliar, subvenciones, etc. Por lo que se hace necesario realizar un calculo preciso, para hallar el punto óptimo de dimensionamiento de una instalación.

Además existe para ello una metodología muy completa que se puede encontrar en cualquier libro especializado.

Si se tienen en cuenta los diversos factores, que han sido mencionados anteriormente, las variaciones que pueden experimentar las inversiones, en instalaciones de energía solar térmica, pueden ser muy significativas.