El Gran Hermano eres tú

El vecino de al lado

El vecino de al lado

Nos pasamos los años temiendo la vigilancia del Gobierno, las cámaras en todas partes, la recopilación de datos y el fin de de la intimidad y resulta que, aunque todo eso existe, en el fondo nos importa un carajo porque las más de las veces esos datos los tienen que comprobar funcionarios que en realidad están a otra cosa.

¿Quién mira las imágenes que graban las cámaras de carretera? nadie si no hay un accidente o una petición judicial por medio. ¿Quién mira lo que graban los cajeros automáticos, las cámaras d elso supermercados y los bancos, las cámaras de las ciudades? Nadie.

El Gran Hermano existe, pero es tu vecino. El Grah Hermano de hoy es el que te graba con el móvil si un día sales de juerga. El vecino que te graba con el móvil cuando entras en el portal con una chica. El colega que te graba en plena borrachera y lo comparte luego para hacerte una broma. El Gran Hermano es el cercano, el próximo, el que sabe qué hacer con esas imágenes, y las utiliza, y se las envía a quienes e las tiene que enviar, porque sabe dónde dolerán, o dónde harán gracia, o dónde se podrán recordar otro día.

Por mucho que hablemos de los Gobiernos preocupados por espiarnos, lo que en realidad nos ha puesto en la calle en pelotas es el tonto de los cojones con el móvil en la mano. Ese es el verdadero peligro. Ese es la verdadera amenaza. Ese es el que está esperando a que digamos una tontería para colgarla en Youtube y buscar el linchamiento.

Reconocedlo: al ayuntamiento le importa un huevo si abrazas a una rubia. pero a la amiga de tu novia no. A tu primo no. Es tu compañero de trabajo el que puede hacer que te despidan grabando alguna chorrada, nunca la NSA, con sus antenas.

El Infierno son los otros, decia Sartre. Y el Infierno digital arde hoy por los cuatro costados.

Pero el pardillo señala a la CIA..