Cabreo social, recuperación económica y opciones de Podemos

Creciente cabreo

Creciente cabreo

Vengo de leer un artículo en el diario Público en el que se analizan las causas por las que la formación de Pablo Iglesias habría llegado a su techo electoral, al verse imposibilitado de seguir aprovechando el descontento social que provoca la crisis. La intención última del artículo parece otra, en realidad, más dirigida a solicitar que se abran las estructuras del Partido (y con ello sus listas, entiendo) que a analizar seriamente sus opciones.

De todos modos, como es algo que se viene repitiendo en las últimas semanas, creo que vale la pena detenerse a analizar el hilo argumental principal. Vayamos por partes:

-¿Existe la recuperación económica? Pues depende de lo que se entienda por recuperación, pero crecer a un ritmo que está por debajo de la ratio a la que crece el endeudamiento suena un poco a utilizar el dinero para mantener la calefacción. Y no comprando carbón o gasóil, sino quemando directamente billetes.

La recuperación española es un bluff basado en el buenrollismo interesado de unas instituciones que o quieren ver cómo un país del tamaño de España dinamita todos su proyectos. Por eso hacen como que se creen que nuestro PIB, hacen como que se creen nuestro IPOC y hacen como que se creen nuestros Presupuestos Generales del Estado. Ya pasó antes con Grecia, y un buen día dejaron de  creérselo y desde entonces tienen al país apretado por el cuello, como nos tendrá n a nosotros el día que decidan dejar de hacerse los tontos y digan al mundo entero que hemos mentido como bellacos en nuestras cuentas.

No obstante, la recuperación teórica existe y Rajoy tratará de capitalizarla, pero…

-¿Ha disminuido el cabreo social? Ahí es donde creo que más patinan los de Público. El hecho de que haya más gente con un empleo no significa, ni mucho menos, que haya menos gente cabreada. Porque veamos: ¿Quién está más cabreado? ¿El que no tiene un empleo y lo está buscando, o el que tenía un empleo de 1200 € y ha encontrado uno de 825 €, lejos de su casa, y  de lunes a sábados?

No hay que ser un genio de la sociología para comprender que la frustración,  y la ira subsiguiente, surgen de la comparación entre lo que se espera y lo que se tiene. Quién está en el paro tiene aún la esperanza de mantener su nivel de vida, aunque de momento le vaya muy mal, pero quien sigue siendo pobre o vive malamente después de encontrar un trabajo, ese ya ha perdido la esperanza y se irrita diaria y constantemente con la situación que padece. El cabreo del precario, del subempleado, del explotado, es siempre muy superior al cabreo del parado, y estos no han disminuido, sino que crecen diariamente.

-Las opciones de Podemos, por todo lo antedicho, no sólo no han tocado techo, sino que pueden mejorar aún bastante a medida que la presunta recuperación se asiente cada vez más sólidamente en gastar lo que no hay, reducir prestaciones y forzar a la gente a aceptar puestos de trabajo en condiciones que nunca antes habrían admitido. El cabreo seguirá creciendo a medida que sigan saliendo, uno a uno, los casos de corrupción, se constate que todo se reduce menos los gastos discrecionales y se consoliden las ofertas de trabajo precario, a tiempo parcial, y con sueldos de hambre.

El cabreo, por tanto, no ha tocado techo, y Podemos, su principal beneficiario, tampoco.

Y eso sin hablar de los precedentes que puedan crearse en otros países…